Imagen
En el DF, La Reina del Pop contará con 30 guardaespaldas para ella y su equipo, además de un instructor de yoga, chefpersonal, acupunturista y hasta un gimnasio.

Una fuente de la producción confirmó, en condición de anonimato, que la cantante llega con todo un equipo que rebasa las 200 personas, para que los conciertos y la estancia sean un completo éxito.

“Entre la gente que viene con ella se encuentran dos personas con servicio especializado en tintorería, sobre todo para su vestuario y el de sus bailarines, que son los que más destacan”, indicó la fuente.

También habrá cinco masajistas y dos entrenadores físicos, además de su estilista, Linda Matthews; su peluquera, Gina Brooke, y su maquillista, Jean Michel Ete.

La estrella tiene a su disposición un especialista en seguridad para su familia, que en este caso toma todas las precauciones sobre Rocco, quien la acompaña en el escenario, y supervisa que las habitaciones del hotel, automóviles, camerinos y personal cercano estén en óptimas condiciones.

En la parte trasera del Foro Sol, indicó la fuente, se montó un pequeño gimnasio, en diferentes habitaciones, para que la estadounidense y sus bailarines hagan entrenamiento físico antes de salir al show.

Para su camerino, apuntó, debe haber arreglos florales con rosas y lirios frescos, casi recién cortados, y muebles franceses deben integrar la decoración.

Entre otros requerimientos que solicitó para toda su gente destacan las alrededor de 20 líneas telefónicas internacionales para favorecer conexiones con aparatos como tabletas, celulares y computadoras.

Y en cuanto al catering, sólo puede haber alimentos libres de agentes químicos, conocidos como orgánicos, la mayoría vegetales nacionales certificados por su chef de cocina macrobiótica, Mayumi Niimi; no habrá alcohol, alimentos procesados o con mucha grasa ni cafeína.

Fue bloqueado todo un piso en el hotel donde se hospedará, por lo que sólo tendrán acceso personas autorizadas por su jefe de seguridad personal, Didier Meert.

El vestuario que usa en el tour es digno de una reina, pues 315 mil cristales de Swarovski adornan las prendas de Madonna y sus bailarines y coristas.

El escenario del Foro Sol ya estaba montado ayer en una buena parte; cuenta con la estructura principal, sólo resta fijarle el piso y calibrar el “triángulo dorado”.

Un empleado afirmó que la zona VIP (“triángulo dorado”), la cual recibe sólo a invitados que pagaron por este acceso, será más amplio que los que hubo en ciudades como Toronto o Nueva York.

 


Comments




Leave a Reply